Cada vez es más frecuente, el concepto de familia se ha extendido hasta un punto que hace unos años se consideraría el infinito. Pero sí, gracias al innegable avance de nuestra sociedad en los últimos años, cada día más niños nacen y crecen felizmente y con normalidad dentro de una familia homoparental.

Hoy un amigo ha provocado y me ha hecho muy fácil esta entrada: Antonio Vila-Coro, en un artículo publicado hoy en El Huffington Post, cuenta y describe los modos y maneras en que puede llegar a formarse una familia por parte de personas gais y/o lesbianas, incorporando como ilustración al artículo, titulado “¿Cómo pueden dos hombres tener un hijo?… 6 formas de llegar a la homoparentalidad”, un fantástico vídeo que merece la pena pararse a disfrutar. Los que desde hace mucho creemos en el matrimonio y la familia igualitaria, porque refuerza y da sentido a lo que entendemos evidente pero que nos es discutido a diario desde uno u otro frente. Y para los que ejercen oposición de alguna manera frente a nuestra opinión, porque quizá les ayude a verlo de otro modo.

Lo cierto es que a través de la adopción, el acogimiento, la gestación subrogada más conocida por vientre de alquiler, o cualquiera de las otras formas descritas por Antonio en el artículo mencionado, muchas familias son hoy felices.  No permitamos una marcha atrás, sería imperdonable.