Parece que paso a paso avanzamos en el reconocimiento de la igualdad de derechos de los niños nacidos mediando una gestación subrogada (más conocida con la expresión “vientre de alquiler”).

R. fue madre mediando un procedimiento de maternidad subrogada inscribiéndose tal nacimiento y la filiación correspondiente en el Registro civil español. Sin embargo, la Administración española competente le denegó  el derecho a disfrutar del permiso de maternidad, amparando tal denegatoria en que la gestación subrogada no se contempla en la legislación aplicable  y por tanto no procede la concesión de dicho permiso.

Desde este despacho se ayudó a R. a reivindicar su derecho a través del correspondiente Recurso de Alzada. Y felizmente la resolución inicial ha sido revocada, concediendo el permiso de maternidad instado en su día, con el reconocimiento expreso de que con independencia del procedimiento reproductivo llevado a cabo, lo que resulta indiscutible es el nacimiento y la relación filial entre madre e hijo, y que el objetivo del permiso de maternidad es la atención directa del nacido por parte de su padre o su madre en la primera etapa de su vida, con lo cual, de denegarse el permiso, el hijo se vería privado de tal dedicación especial de forma injusta e inmerecida.

En este caso no ha sido necesario acudir a un procedimiento judicial para el reconocimiento del derecho inicialmente denegado, por lo que parece que seguimos por buen camino y avanzando. No está mal recibir noticias como la que relatamos con todo lo que vemos alrededor en estos duros tiempos.

Unimos esta noticia a la ratificación por parte del Tribunal Superior de Justicia de Asturias en Sentencia fechada el pasado 20 de septiembre, de la dictada por el Juzgado de lo Social nº 2 de Oviedo, concediendo el disfrute de un permiso de maternidad inicialmente denegado por el INSS.

Desde aquí nuestro agradecimiento y enhorabuena a R.