Samanta Villar y su equipo han logrado con su reportaje sobre la gestación subrogada, comúnmente conocida como “vientre de alquiler” acercar al público a una creciente realidad desde una perspectiva diferente, fulminando los tópicos que rodean a esta técnica de reproducción asistida.

Con la colaboración de los protagonistas que han abierto las puertas de su intimidad, hemos podido constatar que se trata de personas normales, que podrían ser nuestros vecinos, que no es algo reservado a adinerados y famosos… Y ¡al fin! una pareja heterosexual cuenta su experiencia. Les hemos puesto cara a todos, incluidas gestantes y donantes, y la normalidad, y sobre todo, la humanidad, impregna todo el reportaje.

La que suscribe tiene la suerte de conocer personalmente a varios de los protagonistas, y aún habiendo compartido sus historias de modo directo, me han emocionado de nuevo.
Felicidades a todos, y muy especiales al equipo de producción.

Aquí dejamos el enlace, para quien desee emocionarse o descubrir que hay en realidad detrás del mal llamado “vientre de alquiler”.