Lo que era un rumor, recogido en noticias de prensa, ya está confirmado. La reunión mantenida en Nueva Delhi por las autoridades del FRRO con representantes legales y de las clínicas afectadas el pasado 5 de febrero supuso la presentación y conclusión de una serie de novedades, como las que siguen en esta entrada. 

Los cambios normativos iniciados por el Gobierno indio traen implícita una imposibilidad para que los ciudadanos españoles puedan continuar dirigiéndose a dicho Estado para sus procesos de gestación subrogada.

Los nuevos requisitos, además de limitar las condiciones de acceso a dichos procesos sólo a parejas heterosexuales que hayan contraído matrimonio al menos dos años antes de que se inicie el proceso, suponen que el país del que proceden dichas parejas deba admitir en su legislación la gestación subrogada como forma de acceso a la maternidad, y que tal admisión se acredite documentalmente. Actualmente en España, la situación legal no encaja con las exigencias de India, que ha establecido como fecha de corte y entrada en vigor de los nuevos requisitos el próximo 18 de febrero. En dicha fecha, las clínicas deberán trasladar al Ministerio los datos de clientes que se encuentran registrados, y aquellos que ya han depósitado material genético o que conservan embriones. Todos los incluidos en dichos listados serán excluidos de la aplicación de la nueva normativa.

La legislación contempla otra serie de novedades, que se irán incorporando y analizando detenidamente.

India por tanto, sigue el camino tomado por Ucrania hace un tiempo, cerrando de momento sus puertas a los españoles en cuanto al acceso a la gestación subrogada.